Puigdemont anula un acto previsto en Lovaina tras la crisis de la investidura

Manifestantes independentistas, esta tarde en el entorno del Parlament. JORDI SOTERAS

Carles Puigdemont canceló este martes, a última hora, su participación en un acto en la ciudad de Lovaina organizado por la asociación local de la N-VA, el partido nacionalista flamenco con el que tan buenas relaciones mantiene el independentismo catalán. El ex president había sido invitado por Lorin Parys, el candidato de la formación para alcalde de la villa en las próximas elecciones de otoño, en calidad de ex regidor de Girona “una ciudad de 100.000 habitantes que liberó en 2011 tras 32 años de dominio socialista”. Pero tras la cascada de despropósitos en Barcelona y la crisis dentro de su partido y el Parlament, optó por hacerse a un lado menos de una hora antes del inicio.

En una mesa moderada por el periodista Luc Haekens, Puigdemont contaba con 15 minutos para contar “cómo conquistó” la ciudad “y qué lecciones tiene para Lovaina”. Parys es el dirigente nacionalista que más cerca ha estado del ex presidente, el que ha dado más apoyo logístico y ya se fotografió con él y los otros cuatro ex consejeros (Clara Ponsatí, Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig) en un apartamento de la localidad al poco tiempo de que todos llegaran desde Barcelona.

La presencia de Puigdemont se anunció hace varias semanas, pero el lunes y el martes la organización (que en un primer momento vetó la presencia de la prensa no belga en el recinto) ya había especulado reiteradamente con que el político no estuviera disponible al final, con que pudiera llegar tarde en función de lo que sucediera en Barcelona con la sesión de investidura e incluso con la posibilidad de que fuera Toni Comín, buen amigo de Parys, el que al final interviniera en la sesión. Lo que al final ha ocurrido. El ex conseller ha ocupado su lugar y la formación flamenca ha previsto la proyección un vídeo remitido por Puigdemont casi de forma simultánea a su discurso para Cataluña.

Durante toda la jornada el candidato de nuevo a president no dio señales de vida. Silencio casi total en las redes sociales y ningún comunicado mientras su partido y la oposición se enredaban en desmentidos, críticas y quejas. Ni siquiera unas palabras sobre las cinco llamadas del presidente del Parlamento, Roger Torrent, que no respondió.

You may also like