Las actas confidenciales que llevaron a Empar Marco a la dirección de À Punt

Original

La documentación del proceso de selección confirma que ningún miembro del tribunal leyó todos los proyectos

Empar Marco era colista y sus opciones se dispararon cuando Compromís se alejó de Mar Adrián

El empate de la final se rompió con un voto a mano alzada. Sólo el PP hizo constar su abstención en acta

Empar Marco: «À Punt no ha fichado a mis amigos»

«El Consejo Rector acuerda que la candidata que propondrá a las Cortes para ocupar la Dirección General de la Sociedad Anónima de Medios de Comunicación de la Comunidad es la señora Empar Marco Estellés».

La afirmación es un extracto del acta por la que se designó a la periodista y filóloga de Godella directora general de la nueva televisión y radio pública valenciana, un ambicioso proyecto del Consell de Ximo Puig que para unos repite los mismos vicios del pasado y, para otros, representa la independencia que se debe preservar a la hora de configurar una parrilla o editar informativos.

Por primera vez un medio de comunicación accede al expediente completo por el que Marco fue designada jefa de À Punt. Y por primera vez se conoce qué proyecto se leyó y expuso cada miembro del tribunal. Ningún representante de la comisión de valoración se leyó todas las propuestas que pasaron a la segunda fase.

La documentación y las nueve actas que se elaboraron durante la selección confirman que Marco no era de las favoritas en las quinielas, de hecho fue de las últimas en dar el paso para presentar candidatura y no obtuvo demasiada buena valoración en cuanto a méritos. Quedó tercera por el final pese a su currículum.

Es licenciada en Filología por la Universitat de València, trabajó durante cinco años como lingüista y periodista en RTVV (de 1988 a 1993) antes de pasar por Catalunya Ràdio, Avui y La Vanguardia. Desde 2003 era corresponsal de TV3 en la Comunidad y pisó la calle hasta que fue nombrada directora de À Punt.

Su nombre no entusiasmaba pero sí gustaba en Presidencia. La pérdida paulatina de apoyos de la candidata que atraía a Compromís, Mar Adrián, ex directora de IB3, situó a Marco en los puestos de salida.

Las actas recogen que el proceso no fue fácil y costó. Esta documentación confidencial confirma que se necesitaron hasta nueve votaciones para desempatar y que los consejeros buscaron fórmulas para no revisar todos los proyectos. Así, cada persona que formaba parte del tribunal recogió en mano uno o dos proyectos, se preparó un resumen y los resumieron en las reuniones.

Los consejeros que integraron la comisión de valoración son profesionales independientes pero fueron designados por las Cortes.

De secretario del tribunal ejerció Ferran Bargues Estellés, abogado de la Generalitat, quien se ausentó durante la puntuación de los méritos de Marco, según consta en la documentación. El proyecto de la actual directora tenía 39 páginas y fue defendido por el crítico cinematográfico de la Cartelera Turia, Vicente Vergara, propuesto por el PSPV.

Se le entregó en mano el 3 de febrero en una reunión que arrancó a las 12:45 horas y se prolongó hasta las dos de la tarde. El único consejero que hizo constar en la votación final su abstención al nombramiento de Marco fue Vicente Cutanda, delegado de RTVV en Alicante entre 2000 y 2003 y representante a propuesta del PP.

Se necesitaron nueve votaciones y más de diez horas de debate para desbloquear el resultado entre los tres finalistas. Ahora el proceso será revisado por un juzgado, pues uno de los candidatos, Pere Valenciano, editor del grupo El Periódico de Aquí, ha recurrido el nombramiento tras denunciar que el proceso fue «un tongo disfrazado de concurso público para aparentar lo que no es».

El juicio se había señalado para el 8 de mayo pero se ha dejado sin efecto y se ha fijado una nueva fecha. Se adelanta al 26 de febrero, según fuentes jurídicas. Si se aprecian irregularidades en la valoración, la selección podría arrancar de nuevo.

El inicio

12 de enero de 2017, 10:40 horas, sede de la corporación, polígono acceso Ademús, Burjassot. El letrado de las Cortes Enrique Soriano -elegido presidente de la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC)- inició la primera sesión constituyendo a los miembros del Consejo Rector en «comisión de valoración para la elección de la persona que ocupará la dirección».

En esa reunión confidencial se reprobaron «las filtraciones de la lista de candidatos y se comprometieron a no hacer pública ninguna información durante el proceso de selección de candidaturas».

Se aprobó la valoración general de los méritos y, sobre una puntuación de 100 puntos, se premió con un máximo de 30 la experiencia o gestión de medios audiovisuales. La distribución incluía un máximo de 15 puntos para las titulaciones académicas, otros 15 por la capacidad de liderazgo o gestión de crisis, 15 también como máximo por el conocimiento del contexto institucional o socioeconómico valenciano o 7,5 idiomas.

Al día siguiente, el 13 de enero, la comisión aprobó cómo valorar los proyectos y hacer pública la distribución general. Sobre 100 puntos, el acuerdo premiaba con hasta 25 la programación y la convergencia entre medios respectivamente. Se estableció un máximo de 15 puntos por la adecuación del proyecto a la realidad presupuestaria, 10 por los objetivos generales y otros 10 por el cronograma.

En esa misma reunión se revisaron las candidaturas de 20 personas, se notificaron a determinados aspirantes una serie de requisitos que no se habían documentado y se excluyó a una de ellas, Débora Moros, por no «acreditar experiencia profesional en el ámbito de la comunicación».

El acta 4 de la Comisión recoge la valoración de los méritos y consta que el consejero Cutanda asistió vía videoconferencia. De las 20 candidaturas se valoraron 16, el resto quedaron excluidas.

Los curriculum mejor valorados fueron los del director de antena de la Televisión de Murcia Josep Ramón Lluch, Mar Adrián, Pere Valenciano y Sebastián Sánchez. Entre las tres candidaturas menos puntuadas estaban la de Empar Marco, Clara Castelló, Manuel Antón, Javier Argente o Vicent Climent. En concreto, Marco obtuvo 0 puntos en liderazgo, pero acumuló 24,5 por acreditar más de 10 años de experiencia, formación en igualdad y conocimiento del contexto institucional valenciano.

La segunda fase

La siguiente reunión se celebró el 3 de febrero y en la hora y cuarto que duró se acordó el sistema de valoración de los proyectos. Los consejeros pactaron que se haría entrega a cada miembro del tribunal de «uno o dos proyectos para estudio». Cada miembro se aprendía el proyecto de un candidato concreto e «hizo una exposición pública» del mismo «delante del resto de miembros», que podía ser contrastado en el momento.

Así, la selección final se dejó en manos de la capacidad de expresión y síntesis de cada miembro de la comisión de valoración pese a que los proyectos no superaban las 40 páginas. Una de las propuestas, la que presentó el periodista Artur Balaguer, fue descalificada por el hecho de pasarse de páginas (llegó a las 51).

El aspirante Manuel Antón no presentó proyecto y la candidatura de Mar Adrián es la única en la que se puntualiza que «el proyecto ha sido leído por miembros de la comisión en reunión y ha servido para fijar las pautas de puntuación de los proyectos». Se entregó a Enrique Soriano.

En ese momento del proceso Mar Adrián sonaba con fuerza para dirigir À Punt, pero dejó de gustar por haber coincidido en el gobierno del ex president balear Jaume Matas. Su currículum fue el segundo mejor valorado y, pese a que su proyecto sirvió de modelo para las puntuaciones según recogen las actas, obtuvo 20 puntos menos que Marco.

A la propuesta de la actual directora general se le asignaron 91 puntos. Mientras, el proyecto de Lluch, conocido en la Comunidad por programas de Canal 9 como Carta Blanca, obtuvo 77. Fue estudiado y explicado al resto del tribunal por un consejero propuesto por Cs, José Martínez.

Por último, el proyecto del periodista Salvador Enguix, delegado de La Vanguradia en Valencia, fue estudiado y analizado por Cutanda, el consejero propuesto por el PPCV. Obtuvo 74 puntos. En cambio, dos de las tres candidaturas que más puntos obtuvieron en cuanto a méritos, la de Mar Adrián y Pere Valenciano, obtuvieron 57 y 24 puntos.

El baremo que se estableció asignaba un 30% de la nota final a los méritos, que se complementaron con un 60% para el proyecto. El 10% restante correspondían a la entrevista, una fase a la que llegaron Lluch, Marco y Enguix.

La fase final

Las entrevistas y la puntuación de la fase final vienen recogidas en la actas 8 y 9. Se celebraron el mismo día, el 23 de febrero, y las deliberaciones se prolongaron desde las 09.45 horas hasta las 22:00 horas.

El tribunal acordó que cada miembro hiciera «una pregunta o dos a las personas entrevistadas». Las preguntas se tenían que formular seguidas y a continuación los candidatos las respondían.

Salvador Enguix fue el primero. Empezó a las 10:15 horas y finalizó a las 11:08. A continuación, sobre las 11:25 horas, Josep Ramón Lluch respondió a las preguntas de los consejeros durante 53 minutos. La última fue la de Empar Marco, que empezó a las 12: 32 horas y acabó a las 13:10.

Según las actas, la votación fue secreta y Marco obtuvo 6,72 puntos, Lluch 5,5 puntos y Enguix, 5,28 puntos. Estas puntuaciones, sumadas a las de las fases anteriores, dieron como resultado los siguientes porcentajes: Marco (68,67%), Lluch (64,3%) y Enguix (61,01).

Tras calcular los porcentajes, se realizó otra votación secreta empezando por la candidatura mejor puntuada por la comisión de valoración. Empar Marco obtuvo 3 votos positivos, 4 negativos y 2 abstenciones.

Al no obtener la puntuación necesaria, se procedió a votar la candidatura de Lluch, quien obtuvo 3 votos positivos, 5 negativos y 1 abstención. El mismo resultado obtuvo Enguix.

Al no obtener la puntuación necesaria ninguna de las candidaturas, el consejo rector decidió realizar una votación de las tres candidaturas juntas, dando como resultado 4 votos para Lluch, 3 para Marco y 2 Enguix.

Ninguno de los candidatos obtuvo la puntuación necesaria y el Consejo Rector, con el voto en contra del PP, pactó dejar fuera a Enguix y realizar una votación de las dos candidaturas mejor puntuadas con el siguiente resultado: 4 votos para Marco, 4 para Lluch y 1 abstención.

La sesión se suspendió en ese momento, sobre las 14:30 horas, y se realizaron dos votaciones más a partir de las 15:48 horas con idénticos resultados. A las 16:30 horas se volvió a suspender la sesión y se retomó cerca de las diez de la noche.

El descanso sirvió para reflexionar, cuestionar la autoría de los proyectos y comunicarse con el exterior, un hecho que fue criticado desde diversos ámbitos. Los consejeros se volvieron a reunir y se necesitaron dos votaciones más.

Finalmente, ante el bloqueo y «a propuesta del presidente (Soriano), el Consejo Rector» se decidió realizar una novena votación «a mano alzada», con el siguiente resultado: Empar Marco 6 votos, Lluch 1 voto y 2 abstenciones.

La votación fue pública pero en las actas sólo se hizo constar la abstención del representante del PP en la nueva RTVV.

También puede interesar

Dejar un comentario