El Rey agradece a los embajadores el apoyo internacional “sin fisuras ante la grave crisis” de Cataluña

Sólo unas horas después de que se conocieran los mensajes personales enviados por Carles Puigdemont, ex presidente de Cataluña, donde da por “terminado” el desafío independentista que abanderó, Felipe VI se ha reunido con los embajadores de todos los países acreditados en España. En esta cita, Cataluña también ha estado presente. El Rey ha hecho mención especial a “la más grave crisis que hemos debido afrontar en nuestra historia reciente” para “agradecer el apoyo sin fisuras que la Comunidad Internacional ha ofrecido a España”.

La búsqueda apoyos internacionales fue una obsesión de Puigdemont y su Govern. El entramado de las llamadas embajadas, un organismo como Diplocat y hasta un ‘conseller’ de Exteriores como Raül Romeva perseguían lograr un respaldo en el extranjero que les permitiera legitimar su ilegalidad. Sólo encontraron portazos. Ningún gobierno los apoyó, pese a su despliegue de diplomacia y la cuestionable labor de comunicación internacional llevada a cabo por el Gobierno de Mariano Rajoy. Conscientes de que estas negativas suponen una importante palada de tierra para enterrar el ‘procès’, Felipe VI no ha querido pasar la ocasión de agradecer este cierre de filas en su recepción al Cuerpo Diplomático.

El Monarca, que ya ha defendido recientemente en un foro internacional como es Davos el valor y la vigencia de la Constitución, ha presentado el órdago secesionista en Cataluña como “una crisis que ha puesto a prueba valores y principios que son no solo españoles, sino europeos y universales: el valor de la convivencia y la concordia en la diversidad y el valor del respeto a la democracia y al Estado de Derecho”.

Y es que su intervención ha sido una apuesta firme por el proyecto común europeo. “Los españoles somos entusiastas valedores del proyecto europeo. Un proyecto que se encuentra en una encrucijada decisiva, ante la que se necesita una visión clara y un liderazgo fuerte”, ha desgranado, para presentar España como un “país abierto, plural y comprometido, que contribuye, y desea hacerlo cada vez más, a la seguridad colectiva; a la respuesta a las grandes crisis, como la de los refugiados y migrantes; a la forja, en suma, de un mundo más equitativo y más sostenible”.

Cataluñá y el ‘Brexit’, a juicio de Felipe VI, reafirman el compromiso de España de estar en “vanguardia de los países que impulsan las reformas necesarias al proyecto europeo, con realismo y atendiendo a los deseos de los ciudadanos. Pero también con decisión, porque estamos convencidos de que hemos de aprender de las lecciones de la crisis y reforzar los elementos que mostraron debilidades durante la misma”.

Felipe VI ha mencionado los atentados terroristas sufridos en Cataluña en agosto de 2017, situando el terrorismo como “una de las más crueles amenazas contra la dignidad y los derechos de las personas” y poniendo de manifiesto “la necesidad de que la lucha contra el terrorismo continúe siendo prioritaria en nuestra política exterior”.

En su cita con los embajadores internacionales, Felipe VI ha tenido un guiño con Rusia, país con el que España ha tenido más de un encontronazo diplomático en los últimos meses debido a las injerencias rusas en el desafío independentista de Cataluña. “Deseamos tener con Rusia una relación constructiva, que nos permita avanzar en la creación de un espacio euro-asiático basado en la confianza y el respeto mutuos”.

You may also like