Denuncie a su maltratador en la farmacia

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en el Congreso. BallesterosEFE

El Gobierno firmará un convenio con 20.000 boticarios de toda España para formarlos en violencia de género y consolidar un “canal directo” con las víctimas

El número de maltratadores cumpliendo condena por malos tratos es un 50% superior que en 2011

Uno de los grandes problemas que reportan quienes luchan contra la violencia de género es la reticencia que muestra la víctima a denunciar a su maltratador. Tiene miedo, no sabe a quién acudir, no se fía. Entre su hogar y la comisaría más cercana hay una larga distancia psicológica, miles de kilómetros de dudas. A veces se necesitan años para dar el paso. Y, para cuando eso ocurre, es demasiado tarde.

Por eso el Pacto de Estado contra la Violencia de Género está a la búsqueda de lugares alternativos alejados de lo policial y de lo judicial, como los ambulatorios o las farmacias, espacios discretos en donde hay más confianza, en donde los profesionales pueden detectar, si se fijan bien, que algo no funciona en esa mujer que titubea y que está a punto de quebrarse.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolores Montserrat, ha anunciado este miércoles en la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados que va a firmar en breve un nuevo convenio con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos que incluya actuaciones en el ámbito de la formación de los boticarios. Son las medidas 54 y 55 del Pacto.

Ya desde hace tiempo los farmacéuticos vienen ayudando de forma extraoficial en la lucha contra el maltrato y en 2014 se firmó convenio de prevención y sensibilización, pero “éste es más grande y el primero que existe en materia de formación”, según explican fuentes del Ministerio, que cuentan que muchos farmacéuticos les han manifestado que hay mujeres que les utilizan como confesores, válvulas de escape ante el calvario que están atravesando.

“Las farmacias son un entorno familiar; el farmacéutico puede detectar si a la mujer le pasa algo”, señalan estas fuentes.

Montserrat ha recordado que hay 20.000 boticas “en todos los pueblos de España” por las que cada día pasan más de 2,3 millones de personas. “Nos ayudan a mantener un canal directo con las víctimas.

El dinero del Pacto

La ministra ha comparecido en la comisión parlamentaria a petición propia y también a instancias del PSOE (que le ha pedido explicar por qué el Gobierno no ha liberado aún los 200 millones que prometió para arrancar el Pacto en 2018) y de Unidos Podemos, que le ha reprochado los “reiterados incumplimientos” del acuerdo estatal.

El compromiso económico para desarrollar las medidas del pacto incluía 1.000 millones de euros durante los próximos años, 500 para las comunidades autónomas, 400 para el Gobierno y 100 para los ayuntamientos. El problema es que los Presupuestos Generales del Estado para 2018 no están aprobados y, pese a que el Ejecutivo prometió en diciembre que habría 200 millones encima de la mesa en el primer cuatrimestre de este año, todavía no están.

“El compromiso del Gobierno con el desarrollo del pacto es máximo y firme. Hemos desarrollado una planificación general para desarrollar con el máximo rigor. El primer eje de trabajo es territorial, el segundo eje es legislativo y el tercer eje es ejecutivo. Lleva muchas horas de trabajo el proceso legislativo y reglamentario. Es un pacto extenso, tenemos que ser conscientes de su complejidad y tenemos que hacer las cosas bien hechas”, ha expresado la ministra.

También ha dicho que ya están “en proceso de ejecución” la mitad de las 214 medidas recogidas en el pacto (122 de ellas son competencia exclusiva del Estado). “Un tercio de ellas, unas 71, requerirán modificación legislativa”, ha anunciado Montserrat. El “punto de partida” la modificación de una veintena de artículos de la Ley Integral contra la Violencia de Género aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2004.

Estos artículos, explican en el Ministerio, “no suponen recortar los derechos de las mujeres” que introdujo “una ley supergarantista que ha marcado un hito”, sino ampliarlos y dar más garantías a las víctimas. Todos ellos están recogidos en el Pacto de Estado y son compartidos, por tanto, por todos los partidos.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, una ampliación del concepto de violencia contra la mujer para incluir a las víctimas de trata, por ejemplo, aunque el enfoque seguirá centrándose en el marco de la pareja.

“Un maltratador nunca es un buen padre”

También van a modificarse artículos relativos a la defensa jurídica de las víctimas, al acceso al estatuto de víctima, a la renta activa de inserción o a la retirada de la patria potestad y de la custodia a los padres maltratadores, que ya estaban en la ley anterior pero cuya formulación va a cambiar para proteger mejor a las mujeres víctimas y a sus hijos. “Un maltratador nunca es un buen padre”, recalcan en el Ministerio.

Montserrat también ha explicado que van a hacer una nueva ley contra la violencia sexual y una nueva ley de trata.

En una comparecencia de más de tres horas, la ministra ha hecho balance de la lucha contra la violencia machista realizada por el PP desde que llegó al Gobierno en 2011. En estos seis años han aumentado un 41% los casos de protección policial y se ha incrementado un 50% el número de personas cumpliendo condena en prisión por delitos de violencia de género. Fueron 6.300 reclusos en 2017 frente a los 4.124 de 2011.

You may also like